Hábitos para Ser Altamente Efectivos

Los hábitos que vamos a tratar han sido recogidos de una excelente y muy recomendada obra de Stephen R. Covey “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”

En esta ocasión solo nos centraremos en los 3 primeros hábitos que están relacionados con el carácter y que nos permitirán pasar de la dependencia a la interdependencia, es decir, tratan del autodominio. Y por qué hablamos de interdependencia y no de independencia, ahora que en todos los medios nos incitan a ser independientes económicamente, independientes emocionalmente, independizarnos de casa… Porque laindependencia se centra en el  yo; yo puedo hacerlo solo, yo decido por mí mismo, soy autónomo, no dependo de nada ni de nadie. En cambio la interdependencia se centra en el nosotros, en hacer juntos, en la reciprocidad, en unir nuestras fortalezas para superar con apoyo nuestras debilidades, cooperar…

En palabras de Stephen Covey sería lo siguiente: Las personas dependientes necesitan de los otros para conseguir lo que quieren. Las personas independientes consiguen lo que quieren gracias a su propio esfuerzo. Las personas interdependientes combinan sus esfuerzos con los esfuerzos de otros para lograr un éxito mayor.

Después de esta pequeña pero importante introducción veamos los 3 hábitos que nos ayudarán a lograr una mejor calidad de vida convirtiéndonos en personas más efectivas:

 

  • Hábito 1 – Ser proactivo: debemos comenzar a tener una actitud en la que asumamos la responsabilidad de nuestras vidas.

 

Las personas proactivas se mueven por valores  meditados y seleccionados: pueden pasar muchas cosas a su alrededor pero son dueñas de cómo quieren reaccionar ante esos estímulos. Tenemos que hacernos consciente que lo importante no es lo que nos ocurra sino la forma en cómo reaccionamos ante ese hecho. Si se nos estropea el coche mientras llevamos a los niños a la escuela y vamos a llegar tarde al trabajo,  podemos reaccionar:

1-     Enfadándonos y estresándonos, pero ello no hará que el coche se arregle.

2-    Esperamos a la grúa y aprovechamos para estar ese tiempo con nuestros hijos a los cuales hace días no le dedicamos el tiempo que merecían porque teníamos que entregar un proyecto urgente.

En esta situación no podemos hacer nada por arreglar el coche pero si podemos aprovechar el tiempo de espera para hacer algo productivo y que nos hace sentir bien.

Recuerda: Tú eliges cómo quieres que te afecten las situaciones que ocurren en tu vida. La persona proactiva toma acción ante los problemas que tienen algún tipo de solución y si no existe solución se limita a responder ante ese hecho de la forma más productiva y beneficiosa. La proactividad permite que nadie le pueda  hacer sentir mal a menos que usted se lo permita.

 

  • Hábito 2 – Comience con un fin en mente: tenemos que tener en nuestra mente las metas que queremos alcanzar, hacia dónde queremos dirigirnos.

Cada día debemos levantarnos con la imagen nítida y clara de cuál es nuestra misión en la vida. ¿Sabes para qué te levantaste esta mañana? No me sirve que me digas que para trabajar o para llevar a las niñas al cole. Tienes que saber qué es lo que quieres de la vida y tenerlo presente en cada momento del día. Sería algo parecido a cuando planeas las vacaciones: seguramente ya has visto que museos quieres visitar, en qué playas piensas bañarte, cómo es el hotel donde te alojarás… Lo mismo debes hacer con tu vida, establcer cuál será tu misión que filosofía de vida quieres llevar.

Recuerda: La vida son tus vacaciones más soñadas y anheladas. Tenlas presentes en todo momento, no pierdas el rumbo  e intenta visualizar y vivenciar cada vez que puedas aquello que te permite estar más cerca de tu meta. Cuando sabes porque camino debes seguir, los obstáculos parecen menos y trayecto más corto.

  • Hábito 3 – Poner primero lo primero: ahora nos centraremos en la administración personal para lograr ser personas más productivas y eficaces. Y más concretamente aprenderemos a manejar el tiempo en función de nuestras prioridades. Para ello definiremos dos conceptos fundamentales:
    • Importante: aspectos y tareas relacionados con nuestra misión en la vida con las metas que hayamos establecido, es decir, ¿qué nos hemos propuesto con el hábito 2?.
    • Urgente: es aquello que precisa atención inmediata, necesita que reaccionemos ya. Un ejemplo podría ser que nuestro hijo llora o que el indicador del coche nos muestra que debemos pasar la revisión.

El hábito 3 nos ayudará a enfocarnos a saber establecer cuáles son nuestras prioridades y mantenernos en el camino correcto.

Recuerda: Debemos comenzar a clasificar todas nuestras tareas en importantes o urgentes, ya que esto nos permitirá dedicar a cada tarea el tiempo necesario según nos acerquen o nos desvíen de nuestro camino

Este hábito es de vital importancia en la sociedad en que vivimos ya que es la era de la velocidad, el estrés y el no tener tiempo para nada. Por ello, nos centraremos mucho más afondo en otro post dedicado exclusivamente a dominar nuestro tiempo de formar eficaz para alcanzar una mejor calidad de vida

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s