¿Necesito gestionar mi tiempo?

¿Necesito gestionar mi tiempo?

¿Se te olvidan cosas pendientes de hacer durante el día a día, una llamada, una cita…? ¿Corres de un lado para otro y te da la sensación de que no has aprovechado el día? ¿Quieres comenzar cosas nuevas pero eres incapaz de sacar algo de tiempo para hacerlo? ¿Crees que tus días tendrían que tener 36 h? ¿Te gustaría tener más tiempo libre para el ocio y la familia/amigos…?

Si tu respuesta a este tipo de preguntas es sí, sin duda necesitas gestionar tu tiempo.

¿Existe una única metodología para gestionar mi tiempo?

No, hay muchas metodologías para gestionar el tiempo. ¿Cual es la mejor?, pues la que más se adapte a tus necesidades. En realidad muchas metodologías de gestión del tiempo se basan sobre todo en el sentido común, aunque a veces este es el menos común de los sentidos. Las metodologías de gestión del tiempo lo que hacen es darnos unas pautas, unas herramientas para que seamos capaces de gestionar nuestro tiempo de forma más eficaz, no suelen ser demasiado complejas.

¿Es suficiente con aplicar simplemente una metodología?

Lamentablemente no. No es así de fácil. No podemos aplicar una metodología cualquiera y de pronto “ver la luz” en nuestra productividad personal. Ojalá fuera así de sencillo, pero si queremos mejorar nuestra productividad personal deberemos cambiar nuestros hábitos productivos. Si seguimos haciendo las cosas como hasta ahora obtendremos los mismos resultados y eso es precisamente lo que queremos cambiar, los resultados. Tendremos que crear nuevos hábitos como anotar las cosas, revisar nuestras tareas pendientes, mejorar nuestra concentración, ser proactivos, tomar decisiones y marcarnos objetivos…

¿Todas las metodologías son iguales?

Ni mucho menos, a pesar de que tengan muchos puntos en común y que el fin sea el mismo, cada metodología propone unas herramientas distintas. Algunas proponen herramientas más complejas, mientras que otras intentan simplificarlo todo lo máximo posible.  Algunas personas prefieren ser puristas  y seguir punto por punto la metodología elegida, mientras que otros cogen lo que más les conviene de cada metodología y lo adaptan a sus necesidades. Cualquier opción es la correcta si con ello conseguimos mejorar nuestra productividad personal.

¿Qué pasa si no funciona?

Si por fin te has decidido a gestionar tu tiempo de forma más eficaz, has elegido una metodología y la aplicas de forma más o menos correcta y aún así sigues “malgastando” tu tiempo, algo estamos haciendo mal… Los cambios no van a ocurrir de forma repentina, pero si lo hacemos de forma correcta veremos alguna mejoría al gestionar nuestro tiempo. Puede ser que falle la aplicación de la metodología, o puede ser que no hayamos cambiado nuestros “viejos y malos” hábitos productivos, por lo general suele ser más cosa de hábitos que de método. Aun así no te rindas, analiza tus posibles errores y vuelve a intentarlo, gestionar de forma eficaz tu tiempo potenciará tu productividad personal y sobre todo serás más feliz y estarás más relajado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s