13 consejos para dominar los retrasos en nuestras tareas

A veces ya antes de empezar todo lo vemos cuesta arriba así que aunque sean 13, os dejo algunos consejos para intentar evitar retrasarnos con nuestras tareas y proyectos.

1. Empieza AHORA, prepara el trabajo / tarea / próxima acción.

Es una forma de ponerse en movimiento, un calentamiento, prepara todo lo que necesites para hacer la tarea que tienes pendiente, asegurate que tienes toda la documentación, herramientas, papeles, etc

2. Define claramente lo que tienes que hacer, tu próxima acción.

La próxima acción tiene que estar claramente definida, si no tenemos muy claro que es exactamente lo que tenemos que hacer serás más fácil que evitemos hacerlo. Es fundamental tener claro que queremos lograr con esa tarea, cual es nuestra meta.

3. Divide tus tareas en partes más pequeñas si es necesario para hacerlo más llevadero.

¿Te sientes superado simplemente pensando en lo que tienes que hacer? Si es así intenta dividir la tarea en partes más pequeñas y asequibles y piensa en una de las partes cada vez y no en su conjunto, te será mucho más sencillo empezar.

4. Haz tus tareas teniendo en cuenta el tiempo disponible, tu energía, por su dificultad.

Cada tarea tiene su momento para hacerla, no podemos tratarlas a todas iguales. Si tienes alguna tarea que requiere mucha energía hazla en el momento del día que más energía sueles tener. Si no tienes el tiempo disponible suficiente como para terminar lo que tienes programado no lo empieces y haz algo que si puedas terminar en ese tiempo. Es lógico que haya tareas que no tengamos ganas de hacer en algún momento, pero hay que buscar algún momento del día para hacerla y evitar retrasarla indefinidamente, hacer como el avestruz y meter la cabeza debajo de la tierra no evitará que al sacarla otra vez la tarea siga allí esperando que la hagamos.

5. Establece siempre que puedas fechas límite, no dejes que las cosas se alargen innecesariamente.

Ya lo dice claramente la Ley de Parkinson. Cuando no ponemos límites temporales a nuestras tareas estas tienden a prolongarse innecesariamente. Marcate siempre unos límites que puedas cumplir pero que no sean demasiado holgados.

6. Date alguna recompensa al ir finalizando tareas o una pequeña parte de ellas.

Sin duda una forma de motivarnos, siempre busca una pequeña recompensa al ir finalizando partes de tu tarea, o al completarla. Un simple descanso para un café, un paseo, ver un poco la tv, pasar ese nivel del Angry Birds que nos trae de cabeza… cualquier cosa que nos ayude a desconectar un poco, pero ¡ojo!, se trata de una pequeña recompensa, y como tal tendremos que marcanos también un tiempo para saborearla y volver luego al trabajo.

7. Asigna siempre un tiempo a cada tarea y procura cumplirlo.

No se trata de marcar un tiempo límite si no de marcanos un tiempo para hacer algo, podemos usar diferentes técnicas para esto como la pomodoro. Nos ayuda a centrarnos en lo que tenemos que hacer y evitar distracciones.

8. Elimina al máximo posible las interrupciones, que no te sirvan de excusa para retrasar lo que tienes que hacer.

Cualquier cosa que pueda interrumpirnos, compañeros, gente en casa, teléfono, televisión, redes sociales, cosas por la mesa estorbando. Quita todo lo que pueda servir para que tu mente se escape a otra cosa que no sea lo que estes haciendo, rendirás mucho más.

9. Hazlo ahora, no lo dejes para más tarde.

Todo lo que quieres hacer ahora puedes hacerlo después de terminar tu tarea, puede ser en forma de recompensa, o simplemente terminar con lo que tenías previsto para hacer hoy y luego disfrutar del tiempo libre con tu familia, amigos…

10. Deja siempre tiempo para la revisión, te dará más tranquilidad y control.

No revises mientras haces la tarea, ternina la parte que tenías prevista y haz una revisión al final. Cuenta siempre con el tiempo que dedicarás a la revisión al programar el tiempo para tu tarea.

11. No busques la perfección.

Puede bloquearnos antes de empezar al tener unas expectativas demasiado altas. Si sabemos que ya no vamos a llegar al nivel que esperamos es probablemente que ni empecemos.

12. Hazlo bien a la primera.

Pon el suficiente empeño para que el trabajo sea bueno a la primera, nos ahorraremos tenerlo que repetir varias veces. Un trabajo bueno más una revisión y algunos pequeños retoques será lo más eficaz.

13. Piensa siempre en positivo, evita que los pensamientos negativos te frenen a la hora de hacer algo.

Nada peor que nuestro estado de humor o nuestra negatividad para evitar que hagamos algo. Piensa siempre en lo que quieres conseguir con esa tarea a la que te enfrentas, para que la haces realmente y visualiza como será cuando la termines. Una imagen clara y positiva de lo que queremos lograr es la mejor forma de empezar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s